Acerca de Aquamid®

Aquamid® es un relleno de volumen blando para la corrección de los surcos y las arrugas profundas, y para realzar los contornos faciales. El tratamiento tiene un efecto inmediato y de larga duración.

Aquamid no ha sido aprobado para la venta en Estados Unidos.

Tacto y aspecto natural

Aquamid® se puede usar para rejuvenecer y moldear el rostro, bien restaurando el volumen perdido o añadiendo más volumen.

Este relleno de volumen blando permite obtener un aspecto natural, con un tacto tan flexible como el de la propia piel.

Aquamid® ofrece excelentes resultados estéticos. Es ideal para el moldeado facial y para añadir volumen y mejorar la definición – de mejillas, mentón, mandíbula y puente de la nariz.

También es ideal para rellenar las arrugas profundas y los surcos restaurando el volumen perdido bajo la piel.

Armonía entre Aquamid® y el cuerpo

Aquamid® es un relleno de volumen blando que se integra de forma natural en el propio tejido del organismo.

Aquamid® es un hidrogel biocompatible, no alergénico y no reabsorbible que está compuesto por 97,5% de agua y 2,5% de gel de poliacrilamida reticulada.

Aquamid® es hidrofílico, ya que permite el intercambio continuo de agua con el tejido circundante, lo que reduce el riesgo de formación de biofilm.

Aquamid® es homogéneo y no contiene micropartículas. Su efecto de relleno se debe únicamente al volumen inyectado. Dicho de otro modo, lo que se ve es lo que se tiene.

En comparación con otros rellenos de micropartículas, el efecto de relleno de Aquamid® no depende de una reacción planeada a un cuerpo extraño de las micropartículas que actúan como agentes irritantes del anfitrión. Por lo tanto, Aquamid® no causa ningún endurecimiento de los tejidos ni fibrosis.

Aquamid® se integra completamente en el tejido a través de una fina red fibrosa. No migra del lugar donde se ha aplicado la inyección. Con el tiempo, Aquamid® se vasculariza permitiendo el acceso del sistema inmunológico.

Satisfacción duradera comprobada

Aquamid® tiene un historial comprobado de seguridad y eficacia, basado en la experiencia acumulada desde 2001, incluyendo más de 400.000 tratamientos.

Se ha diseñado también para durar, siendo una excelente opción para los pacientes que buscan la comodidad y la rentabilidad de las soluciones a largo plazo para sus preocupaciones estéticas.

Aquamid® no es reabsorbible. No se degrada con el paso del tiempo. Por lo tanto, los resultados logrados no son temporales. Aquamid® ha sido probado clínicamente para proporcionar satisfacción duradera hasta cinco años después del tratamiento19.

Aquamid® proporciona satisfacción estética duradera. Los resultados estéticos logrados después de la inyección con Aquamid® permanecerán durante muchos años 11,15,16,19. El hidrogel no se degrada con el paso del tiempo; Aquamid® simplemente se convierte en una parte blanda y estable del tejido.

Inyecte Aquamid® subcutáneamente para recuperar el volumen perdido que causa las arrugas profundas y los surcos faciales. Aquamid® se convierte en una parte blanda y estable del tejido, y años después, el efecto permanece, en armonía natural con el organismo.