Información clínica

La ciencia ha sido siempre la fuerza motriz de los productos Aquamid®. Aquamid® se desarrolla, se prueba y se fabrica de conformidad con la Directiva Europea de Productos Sanitarios, y goza de un historial inigualable de altos niveles continuos de satisfacción de los pacientes.

La eficacia y seguridad de Aquamid® se ha documentado en varios ensayos clínicos realizados a más de 5.000 pacientes. Estos estudios se han publicado en revistas arbitradas 1-10, 12-18. Para más información clínica relativa a Aquamid®, no dude en consultar el libro blanco Aquamid® White Paper.

Como en el caso de cualquier otro relleno, los acontecimientos adversos asociados al tratamiento fueron en su mayoría leves reacciones locales transitorias. En raras ocasiones, se han producido infecciones locales que se han solucionado con un tratamiento antibiótico.

 

Microfoto de Aquamid® (véanse las flechas) inyectado en el mentón cuatro años antes. Está rodeado de fibras musculares (FM), células adiposas (CA) y tejido conectivo (TC). Está sujeto con una fina red de fibras de tejido conectivo anfitrión (flechas).

Satisfacción estética comprobada cuatro años después de la inyección

En un ensayo clínico prospectivo, multicéntrico, a largo plazo, de Aquamid®, los investigadores valoraron como muy buenos o buenos los resultados estéticos obtenidos en más del 90% de los pacientes durante el control de seguimiento realizado el 1er, 2o y 4o año 11,15,16. Incluso, más del 90% de los pacientes estaban muy satisfechos o satisfechos en el seguimiento del 1er, 2o y 4o año. Los datos de seguimiento durante un período de cinco años muestran resultados estéticos y niveles de satisfacción de los pacientes similares19.

Inyecte Aquamid® subcutáneamente para recuperar el volumen perdido que causa las arrugas profundas y los surcos faciales. Aquamid® se convierte en una parte blanda y estable del tejido, y años después, el efecto permanece, en armonía natural con el organismo.

 

Para obtener información detallada, consulte la Documentación clínica

 

Aquamid® Reconstruction tiene una composición similar a la de Aquamid® pero ofrece mayor viscosidad, por lo que está especialmente indicado para los aumentos que necesitan grandes volúmenes, tales como el tratamiento de la lipoatrofia. Haga clic aquí para más información sobre la lipoatrofia

TRATAMIENTO DURADERO PARA LIPOATROFIA FACIAL

La Lipoatrofia Facial causa una erosión en la autoestima al tiempo que disminuye la función social de pacientes VIH positivos, recibiendo terapia antiretoviral 8,13.

Aquamid® Reconstruction es apropiada únicamente para reemplazar el volúmen de tejido perdido o agregar volúmen extra donde sea necesario, para recrear contornos faciales.

Aquamid® Reconstruction está diseñada especialmente para correcciones reconstructivas y ha sido aprobada para su uso en correcciones de lipoatrofia facial, Ej. en pacientes VIH positivos recibiendo terapia antiretroviral.

La seguridad y eficacia de Aquamid® inyectada en pacientes con Lipoatrofia ha sido documentada 8,13. Aquamid® proporciona corrección de contornos faciales mínimamente invasivos, efectivos y duraderos que mejoran significamente la calidad de vida en pacientes VIH positivos recibiendo terapia antiretroviral 8.

Aquamid® devuelve la confianza en sí mismo, elimina la estigmatización y otorga una apariencia natural sin perder la expresión facial ni dejar cicatrices. Aquamid® entrega beneficios sicológicos duraderos y mejora la calidad de vida de los pacientes 10,18.

Un estudio de dos años realizado con pacientes sufriendo de Lipoatrofia ligada a VIH conducido en el Hospital Universitariio de Módena, Italia fue publicado recientemente 8. El estudio ha documentado con evaluación fotográfica y sicológica que los resultados cosméticos después de tratamiendo con Aquamid® mostraron mejora duradera en la autoestima de los pacientes. Los autores también evidenciaron mayor tolerancia del tejido, durabilidad y seguridad al usar Aquamid® para contorno facial de pacientes con compromiso inmune.

Otro estudio conducido en el Hospital Universitario de Barcelona, España, evaluó la eficacia clínica de las inyecciones faciales, comparando Aquamid®, grasa autóloga y ácido poliláctico 13. Los investigadores concluyeron que Aquamid® proporcionó el efecto más duradero ya que solo 8% necesitó nuevas inyecciones versus 85% y 88% de aquellos que recibieron ácido poliláctico y grasa autóloga, respectivamente.